Home » Publicaciones » Blog » Sobremordida: consecuencias y tratamientos de ortodoncia para su solución

Uno de los problemas más comunes de maloclusión dental es la sobremordida, un defecto que se observa cuando las piezas dentales superiores cubren, total o parcialmente, las inferiores. En la sobremordida el componente genético juega un papel fundamental, aunque está demostrado que hábitos que se alargan en el tiempo, como la utilización del chupete o succionar el dedo pulgar, tienen una relación directa con su aparición.

ortodoncia madrid

Consecuencias de la sobremordida

Como es lógico, cuanto más grave sea el grado de sobremordida, más consecuencias negativas sufre el paciente afectado. Las más habituales son:

Apiñamiento de los incisivos y/o caninos superiores.

Dificultad a la hora de realizar la higiene bucodental, lo que puede provocar mayor probabilidad de caries y/o enfermedad periodontal.

Bruxismo y desgaste de las piezas dentales por efecto de la tensión en el maxilar.

En los casos más extremos la apariencia estética se ve afectada, ya que la mandíbula inferior puede verse más pequeña que la superior, provocando que la cara se perciba más corta de lo normal.

Tratamientos para corregir la sobremordida

Dependiendo de la edad del paciente y del grado de gravedad de la sobremordida, que se valorará teniendo en cuenta el aspecto funcional y estético, se iniciará un tratamiento de ortodoncia u otro, que se combinará con cirugía ortognática en los casos más graves. Las terapias más frecuentes son:

Ortodoncia interceptiva. Este tipo de ortodoncia se aplica en niños de entre 6 y 11 años y corrige el desarrollo del crecimiento de sus huesos maxilares. Este tipo de tratamiento no repara la posición dentaria, que se rectificará si es necesario cuando hayan erupcionado todos los dientes definitivos.

Ortodoncia en adolescentes y adultos. Dado que los huesos maxilares ya están desarrollados, este tratamiento está orientado a corregir la posición de los dientes. Para ello, el especialista estudiará de forma personalizada cada caso y elegirá entre brackets, ortodoncia lingual o alineadores Invisalign.

En Buccaris recomendamos, en todo caso, acudir al ortodoncista en cuanto se observen los primeros síntomas en los niños para evitar que los problemas se agraven según vaya pasando el tiempo, ya que es más fácil solucionar estos problemas en la infancia, cuando sus huesos están en pleno desarrollo y son más visibles las anomalías en el crecimiento de los mismos.

Si crees que alguno de tus hijos puede tener algún tipo de maloclusión dental, visítanos y estudiaremos su caso para darle la solución más adecuada. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.