Home » Publicaciones » Blog » Cómo mejorar tu sonrisa en una sesión y sin dolor, con carillas de composite

Las carillas de composite, o carillas de resina como también se las conoce, son un tratamiento de estética dental que consiste en aplicar a la superficie externa del diente capas de composite, una pasta realizada con resina acrílica mezclada con partículas de cerámica que, debidamente tratadas mediante estratificación, adquieren una dureza muy similar al diente humano.

carillas de composite

Este tipo de tratamiento es poco invasivo: las carillas no alcanzan los 0,9 mm de grosor, lo que hace innecesario tallar los dientes para compensar el exceso de espesor. Otras de sus ventajas es que no hace falta anestesiar para su aplicación y que se hace en una sola sesión, por lo que es un tratamiento elegido por muchos pacientes para mejorar su sonrisa de una forma rápida, inocua e indolora. El hecho de que sean más baratas que sus homólogas de porcelana es otro punto a su favor.

Los pacientes que eligen las carillas de composite lo hacen principalmente para solucionar problemas dentales cosméticos como defectos de color (dientes amarillentos o dañados por antibióticos con tetraciclinas que no han mejorado con el blanqueamiento dental), de forma (piezas dentales mal colocadas, diastemas, roturas o grietas) o afectados por el bruxismo.

Para saber si un paciente es apto para someterse a este tratamiento, se realiza una prueba con un dentista cosmético que estudia su caso. Si el profesional determina que el paciente no sufre periodontitis o gingivitis, el siguiente paso es elegir en consulta el color para los dientes definitivos. Hay pacientes que desean una dentadura más blanca, por lo que es necesario realizar antes un blanqueamiento dental. En caso de que se descarte este paso, se efectua una limpieza bucal previa para eliminar la acumulación de placa y para limpiar la superficie de las piezas dentales. Una vez terminada, se aplica el ácido químico que creará una capa rugosa en los dientes que permite que el material se una a la superficie del diente. Después se aplica un pegamento y se añade poco a poco el material en forma de capas para construir la pieza. Una vez terminado se pule el resultado final, que dependerá de la habilidad del dentista cosmético.

La duración del composite depende del material utilizado, del post-tratamiento y del cuidado bucodental del propio paciente. Reducir el consumo de alimentos y bebidas que manchen los dientes como son el alcohol, las bebidas gaseosas, el tabaco o el café y visitar al dentista una vez al año para su mantenimiento, son suficientes para conseguir que duren hasta 15 años, su tiempo de vida máximo. En el caso de que las carillas se dañen basta con acudir al dentista, que retirará la capa externa y añadirá una nueva.

En Buccaris somos conscientes de lo importante que es para nuestros pacientes conseguir una sonrisa lo más natural posible. Si nos visita verá lo fácil que es tener de forma sencilla y rápida una sonrisa que sea un reflejo único de su personalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.