Home » Publicaciones » Blog » Qué debo hacer cuando me sacan un diente

La extracción de un diente es, generalmente, uno de los escenarios más aterradores que se nos presentan en una clínica dental. También es el último recurso al que acude el odontólogo, ya que siempre intentará salvar la pieza con tratamientos alternativos. Afortunadamente hoy en día, el momento de la extracción apenas supone unas molestias. Pero es después de la intervención, al pasarse los efectos de la anestesia, cuando normalmente aparece el dolor.

Qué debo hacer cuando me sacan un diente

Para que la zona se cure de manera rápida y adecuada, se debe formar un coágulo que taponará la salida de la sangre y ayudará a la regeneración del tejido. Vamos a repasar una serie de acciones que debemos llevar a cabo para facilitar la recuperación.

Una vez que nos han sacado el diente, lo mejor es irnos a casa a descansar. Lo recomendable es no hacer ejercicio en las siguientes doce horas y dormir con la cabeza elevada. Además hay que evitar cargar con objetos pesados durante los dos o tres días siguientes. Todas estas medidas tienen como objetivo que el coágulo que se ha formado alrededor de la extracción no se rompa.

Las molestias durante los primeros días son algo habitual. Un calmante puede solucionar el problema. Lo más normal es que nuestro odontólogo nos prescriba ibuprofeno. Si no es suficiente, puede que nos tenga que recetar algún medicamento con codeína. En ningún caso deberemos tomar aspirina, ya que su efecto anticoagulante hará más difícil la cicatrización de la herida.

Hay que tener mucho cuidado al cepillar la zona del coágulo para no romper este. Para ello puede usarse una gasa húmeda suave. Los enjuagues de agua con sal o un colutorio con clorhexidina (es un antiséptico) son una buena idea.

Si lo que nos han extraído es una muela del juicio, es normal que el dolor persiste durante dos o tres días. Aplicar hielo durante las primeras horas ayudará a bajar la inflamación. En este caso es importante ir poco a poco recuperando el movimiento de la mandíbula, con movimientos suaves.

No olvides seguir las instrucciones de tu dentista y, en caso de duda o malestar, ponerte rápidamente en contacto con él (o ella).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.