Home » Publicaciones » Blog » Mi hijo necesita brackets

Brackets, una palabra que posiblemente resulta antipática para cualquier madre o padre. Sinónimo de visitas al dentista con nuestros retoños y, como no, gasto de dinero. Pero, ¿qué son y para qué sirven? ¿Realmente los necesitan nuestros hijos?

No todas las bocas son iguales. Hay niños que crecen con una dentadura sana y sin ningún tipo de inconveniente. Pero no siempre es así. Uno de los problemas más destacados que solemos encontrarnos en la consulta cuando exploramos a niños tiene que ver con la mordida. El origen puede ser muy diverso pero siempre suele estar relacionado con la falta de espacio para los dientes en la cavidad bucal. La extracción de un diente de leche o, simplemente la herencia de los padres, puede ser el origen del problema.

brackets

Una mala mordida puede derivar en un desgaste anormal de los dientes, una mayor propensión a las caries y a problemas periodontales que pueden afectar a los huesos y las encías de nuestros peques. Gracias a la ortodoncia podemos corregir la alineación de los dientes para que la masticación sea correcta. Además, y no menos importante, evitamos un problema estético que puede influenciar de manera importante al comportamiento de nuestros hijos.

Pero ¿cuándo debemos empezar a utilizar los brackets? Normalmente desde los 10 años, cuando los dientes definitivos han sustituido a los de leche. Es importante tener en cuenta que, cuanto antes comencemos con el tratamiento de la ortodoncia, más fácil y rápida será la corrección ya que el tejido óseo de los maxilares es menos compacto. Además, podremos conseguir que, cuando lleguen a la adolescencia, tengan una sonrisa magnífica que no esté condicionada por el uso de un aparato que puede afectar a su autoestima.

Existen diferentes alternativas en cuanto a los aparatos de ortodoncia que podemos utilizar en los niños. Básicamente se distinguen entre fijos y removibles. En cuanto a los materiales, pueden ser metálicos o de porcelana. Dependiendo de las características del problema, del presupuesto disponible y de la opción estética, podremos elegir unos u otros. En la Clínica Buccaris siempre te aconsejaremos la mejor elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.