Home » Publicaciones » Blog » La odontofobia

La odontofobia, según datos de la Organización Mundial de la Salud, afecta al 15% de la población. Y es que el miedo al dentista no es ninguna broma. Es verdad que a casi nadie le gusta tener que pasar por la consulta dental, pero hay personas que sufren cuadros de ansiedad, que van mucho más allá de una cierta inquietud.

Los pacientes que padecen fobia deben ser tratados de una manera especial. Y, como normalmente han evitado acudir a la consulta dental durante años, es habitual que tengan afecciones más graves que requieren más tiempo e intervenciones más intensas. Lo cierto es que en los últimos años se ha avanzado mucho en la minimización del dolor. Hasta los pinchazos casi no se notan gracias a los esprays anestésicos. Pero esta información no suele reconfortar a quien padece esta dolencia.

Cómo tratar la odontofobia

Cuando en Clínica Buccaris nos encontramos con pacientes con odontofobia, las pautas que seguimos son de sentido común. En primer lugar buscamos su relajación, a través de la conversación. Hemos comprobado que cuando una persona expresa sus temores, rebaja la tensión con la que entra a la consulta. Otra buena idea es, normalmente, explicarle de manera detenida el procedimiento que le vamos a realizar. Lo cierto es que algunos pacientes no quieren saber nada. En estos casos, por supuesto, respetamos su deseo.

Otra precaución es no tener a la vista el instrumental. Y en esto, somos muy discretos. La verdad es que las agujas, pinzas, bisturís y demás material, no ayudan a conseguir una adecuada relajación por parte del paciente. Escuchar música relajante o apretar una pelota de goma, también puede tener efectos beneficiosos.

Por último, recurrimos a la sedación. Para ello se pueden usar ansiolíticos orales específicos. Lo ideal es no tener que utilizarlos, pero a veces resulta necesario. In extremis, se usan sedaciones intravenosas y hay quien solicita directamente anestesia total. Es algo que no recomendamos ya que, lo importante es reconducir, poco a poco, el problema.

Para terminar, y quitarle un poco de hierro al tema de la odontofobia, os dejamos este divertido sketch de Mr. Bean en el dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.