Home » Publicaciones » Blog » Alimentos para tus dientes

Si queremos cuidar nuestras piezas dentales, no podemos echarnos cualquier cosa a la boca. El proceso de digestión comienza con la masticación y el contacto de la comida con los dientes y la saliva. En ese momento se desencadena una reacción química que, dependiendo del alimento que se trate, puede favorecer o perjudicar nuestra salud bucodental. Por tanto, elegir bien la comida es tan importante como el cepillado.

No se trata de desterrar por complemento ciertos alimentos, pero sí de reducir su consumo. El gran malo de la película es el azúcar, por tanto, cualquier alimento con un alto contenido de este componente debe consumirse con moderación. Cuando el azúcar entra en nuestra boca reacciona con las bacterias, formando ácido y alterando el PH de la saliva, lo que tiene como consecuencia una mayor posibilidad de desarrollar caries, siempre que no haya una higiene adecuada.

alimentos para tus dientes

Esta lista de alimentos perjudiciales para tu boca estaría encabezada, por tanto, por los dulces y las golosinas, especialmente los que permanecen en la boca. A muy poca distancia podríamos colocar los refrescos carbonatados. Curiosamente, limitar todos estos alimentos no sólo es bueno para nuestros dientes sino para nuestra salud en general. Los hidratos de carbono refinados, los zumos de frutas y los cítricos, como el limón, son otros elementos a evitar, en la medida de lo posible.

Por el contrario, hay otros alimentos que nos ayudan a combatir la caries. La leche, el queso, el yogurt y otros derivados lácteos, son nuestros principales aliados gracias a su aporte en calcio. A esta lista se pueden añadir las frutas y verduras ricas en fibra. También el té, tanto verde como negro, que son una fuente natural de flúor. Otra buena idea es mascar chicle sin azúcar, ya que ayuda a segregar saliva.

En resumen, no se trata de obsesionarse ni de demonizar al azúcar. Lo que debemos hacer es llevar una dieta equilibrada y unos buenos hábitos de higiene, no sólo para el bien de nuestra salud bucodental sino de nuestra salud integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.