Home » Publicaciones » Blog » Cómo afecta la falta de calcio en los dientes

La carencia de calcio en los dientes, también llamada odontocia, es una pérdida de la consistencia o densidad de los dientes que favorece el desarrollo de la caries. Esta pérdida de calcio puede afectar a otros tejidos duros del cuerpo como los huesos, pero también puede dañar a los nervios, a los músculos y a otras células. Sin embargo, son nuestros dientes los más afectados, ya que el 99% del calcio que se encuentra en nuestro cuerpo se localiza en los dientes y en los huesos.

Los síntomas más visibles de esta dolencia son el ablandamiento progresivo de los dientes, que cuando están muy dañados muestran manchas rugosas y opacas de color blanco, signo inequívoco de riesgo para las piezas, ya que indica que el proceso de mineralización del diente se ha interrumpido. Es entonces cuando las caries hacen su aparición, complicando con su característica necrosis el aspecto de nuestra dentadura.

falta de calcio odontocia

Las causas de la falta de calcio en los dientes son muy diversas. Desde una incorrecta higiene bucal que provoca la aparición de placa bacteriana, hasta el consumo continuado de alimentos ácidos y/o azucarados, que hace que los niveles de Ph de la boca disminuyan favoreciendo que el ácido láctico se deposite en el esmalte, pasando por carencias nutricionales debidas a una dieta incorrecta o procesos de desgaste natural asociados al envejecimiento.

Para tratar la descalcificación lo primero que hay que hacer es una limpieza bucal profunda realizada por un dentista. Tras esto, hay que re-mineralizar las piezas dentales y permitir la exposición directa de las mismas a la saliva, ya un excelente mecanismo de defensa de nuestro cuerpo contra la odontocia.

El tratamiento con vitamina D también es muy recomendable, ya que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, que se debe incluir en la dieta para evitar recaídas futuras. Alimentos como los lácteos, los pescados como las sardinas o el salmón rojo, las verduras como las espinacas, y los huevos, son los ideales para obtener los minerales y las vitaminas que se necesitan para tratar la descalcificación. No nos podemos olvidar, además, de mantener una correcta higiene bucal que evite la acumulación de placa en la superficie de los dientes.

Sin embargo, no hay nada como el consejo experto de un dentista que pondrá últimos avances en la materia al alcance del paciente para revertir o ralentizar el proceso de la pérdida de densidad en las piezas dentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.